Posteado por: entornolocal | agosto 9, 2008

CASO DE ÉXITO: Vinos orgánicos para el mundo.

El Proyecto Jovenes Emprendedores Rurales de la Secretaria de Agricultura de la Nación viene desarrollando un banco de testimonios y casos de exito, que ya cuenta con mas de cien relatos que son utilizados como material didactico para las capacitaciones y la atencion directa a emprendedores, marcando la trascendencia de los modelos de rol positivos como herramienta formativa de cultura emprendedora. Presentamos otro de estos testimonios.

Carla Nale es la gerente de la Bodega Fabril Alto Verde S.A., ubicada en la Ruta 40 entre calles 13 y 14 de Pocito, San Juan. Ella pertenece a una familia de abogados y su padre recibió la finca de 100 hectáreas como pago por un juicio a fines de 1980. Ella y sus dos hermanas también son abogadas. Todos atienden el estudio, aunque Carla dedica mucho tiempo a la administración de esa empresa familiar.

Ninguno conocía de vitivinicultura, pero su padre siempre quiso tener alguna actividad productiva, así que cuando se hicieron cargo de la finca les atrajo la idea de hacer producir esa bodega que les había llegado prácticamente sin esperarlo. Se apoyaron en los conocimientos de dos enólogos y comenzaron a producir vinos finos y varietales procurando un mayor valor agregado a partir de 1988. Su padre tomó conocimiento en Europa que había una tendencia sostenida y creciente sobre el consumo de alimentos orgánicos, entre los que figuraban los vinos. Es así que con el asesoramiento de un amigo y productor de vinos orgánicos, Miguel Ángel Más, decidieron apostar a la producción de vinos orgánicos de alta calidad pero orientados hacia la exportación.

En 1993 comienza la certificación de la finca como productor orgánico con Argencert, lo trajo aparejado un cambio total en los procedimientos productivos, tanto en las viñas como en la elaboración de los vinos. Pero el cambio mayor, cuenta Carla, estuvo en ellos. “Teníamos que convencernos de que el proyecto era el acertado y esa idea, que en un principio surgió de la búsqueda de un mayor resultado económico, se fue transformando en toda una filosofía de trabajo y puedo decir que de vida. Ahora ni siquiera podemos pensar en producir otra cosa que no sea orgánicos.”

“Ya llevamos más de diez años en producción orgánica, fuimos pioneros junto con Más, pero ahora se han ido incorporando muchos otros productores. La certificación nos ha permitido lograr la máxima calidad y hemos competido con vinos tradicionales y ganado premios.”

Un desafío muy grande fue convencer a los empleados, incluso a los dos enólogos a cargo de la bodega, a los que tuvieron que cambiar por otros dos más jóvenes que comprendieron y apoyaron el proyecto. Una vez obtenida la certificación nacional, que les llevó varios años, comenzaron a buscar mercados en el exterior. En 2005 realizan la primera exportación a Suecia luego de superar la certificación de ese país. El 90 por ciento de la producción se destina al exterior y el resto se comercializa en la propia bodega y en algunos restaurantes y comercios del país.

“No es suficiente tener la certificación en el país de origen; ese es el primer paso. Luego es necesario que el producto sea certificado según las normas de cada país comprador, que cambian bastante entre sí. En Europa hay un organismo que se llama IFOAM que avala a la certificadora local y estandariza las normas de todas las certificadoras que certifican en distintos países. En Estados Unidos están las normas NOP y nuestra certificadora tuvo que acreditarse en ese organismo para que pudieran entrar a ese país los productos que ella certificaba aquí. En Alemania ha aparecido la certificación en biodinámica que se conoce como DEMETER. La certificación es costosa, pero puede pagarse porque el producto tiene buen precio.”

La producción orgánica es un complejo de trabajos orgánicos de cada uno de los proveedores de insumos que también deben estar certificados.

Tienen en producción solamente unas 80 hectáres de viñas con las variedades Chardonais, Malbec, Syrah, Cabernet Sauvignon, Petit Verdoc, Cabernet Frank. Este año llegarán a producir 2 millones de litros, para lo cual cuentan con el abastecimiento de otras pequeñas fincas que también están certificadas por Argencert.

Los destinos de sus vinos son Inglaterra, Alemania, Irlanda, Suecia, Canadá y Estados Unidos. También hacen vinos a pedido de los clientes y cuentan con la supervisión de una enóloga inglesa que trabaja junto a los dos enólogos asesorando sobre la calidad y los gustos del mercado internacional

Según Carla el éxito de su posicionamiento en el mercado exterior estuvo en la capacidad de adaptación que tiene la empresa ya que en 1996 hubo un cambio total en los procesos, en las condiciones de exportación, como les ocurrió con una venta de 20.000 botellas a Japón.

El total de personal empleado es de 25 personas estables. El establecimiento está preparado para recibir turistas y compradores particulares que hacen degustaciones de los productos.


Responses

  1. Patek Philippe que es el reloj de pulsera del brazo de alto nivel en el mundo es estado vendiendo por el precio del super-descuento .


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías